24 de agosto de 2014

Autoestima inflada o pseudo autoestima.

"La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano".
San Agustín (Obispo y filósofo).

Existen diferentes tipos de autoestima. La autoestima inflada no es una autoestima sana. Es el disfraz de una baja autoestima.
¡No sigas esperando una "solución mágica" para resolver tus crisis y problemas!

¿Qué significa una autoestima inflada?
Con frecuencia, cuando vemos a alguien exigir las cosas, pensar que tiene toda la razón, demostrarle al mundo sus logros y cualidades, etc., pensamos que tiene muy buena autoestima.
Esto es un error.
El que tiene una autoestima alta, se siente seguro de sí mismo.
No tiene necesidad de estarlo demostrando y no necesita que los demás se lo reconozcan.
No cuestiona su valor personal y no lo establece en función del valor de los demás.
No se compara, ni busca la comparación y admiración de otras personas.
La autoestima elevada y sana está basada en:
La convicción de ser capaces de enfrentarnos a los problemas de la vida diaria y el reconocimiento de nuestro valor como personas.
Como seres que buscan el desarrollo y crecimiento propio y de los demás.
Sin embargo, la autoestima alta depende de:
La realidad objetiva y por lo tanto, en el reconocimiento de nuestro potencial real y de nuestros límites y la autoconciencia, que implica aceptar y responsabilizarnos de nuestras conductas y sus consecuencias.
Esto no se da en la pseudo autoestima.

¿Cómo se desarrolla la autoestima inflada?
Cuando un niño pequeño, no recibe el cariño y la admiración que necesita para establecer una identidad fuerte, se siente poco valioso e importante y desarrolla una autoestima baja.
Esta necesidad no satisfecha, de atención y aprobación, puede provocar dos situaciones, aparentemente opuestas entre sí:
El niño y más tarde, el adulto, se dedica a darle gusto a toda la gente, para ser aceptado y aprobado o exagera su propia imagen, de manera inconsciente, para sentirse bien y no tener que reconocer su inseguridad y su necesidad de reconocimiento y atención.
Cuando se da esta segunda opción y dado que su imagen es falsa, necesita demostrar constantemente que es superior a los demás: el más fuerte, capaz, inteligente, exitoso, etc., para así recibir su admiración y poder confirmar dicha imagen.

Otros factores que pueden influir en el desarrollo de una autoestima inflada son:
La falta de límites.
Ante esta situación, el niño cree que puede hacer todo lo que quiere. Esta creencia le da una idea equivocada de su importancia, fuerza, poder y control sobre sus padres y quizás otros adultos.
Proporcionarle todo lo que desea y quiere y con frecuencia, en el momento en que lo quiere.  Esta actitud de los padres, no sólo le impide aprender a tolerar la frustración, que es parte de la vida, sino que lo lleva a pensar que él todo se lo merece y que sus deseos están por encima de los de los demás.
Permitirle creer que él siempre tiene la razón.
Cuando esto se da, el niño no aprende a manejar los fracasos ni a aceptar sus errores.
Una vez que crece, no sabe responsabilizarse de su conducta y culpa a la gente de todo lo que le pasa y por lo tanto, no soluciona los problemas.
Decirle todo el tiempo que él es el mejor, el más inteligente, bonito, etc.
Esto no sólo le crea una imagen distorsionada de sí mismo, sino que le enseña a compararse constantemente con los demás, buscando devaluarlos, para mantener su "superioridad".
Consecuencias de una autoestima inflada.
Los problemas a los que se enfrenta una persona con autoestima inflada, abarcan las diferentes áreas de su vida, aunque, obviamente, se niegan a reconocerlos.

Algunos de los más comunes son:
Se creen perfectos.
Por lo tanto, no se responsabilizan de sus conductas y no aprenden de sus errores.
Se vuelven rígidos, porque no se pueden exponer a que alguien o algo, les demuestre que pueden estar equivocados.
Se enojan con facilidad, por lo que tienen problemas en el trabajo y en sus relaciones familiares y sociales.
Dado que su seguridad está basada en una imagen falsa, sus estados de ánimo son muy variables.
Ante el reconocimiento o admiración de los demás, se sienten bien, pero ante la posibilidad de perderlos, se angustian o enojan.
Son muy mentirosos, porque exageran cualquier cosa que consideran positiva, niegan todo lo negativo e inventan lo que creen que puede reforzar su imagen.

Viven presionados, porque no pueden permitirse ninguna equivocación.
No saben trabajar en equipo.
No establecen relaciones cercanas, porque:
No creen en las relaciones de igual a igual, ellos tienen que demostrar que son mejores que los demás, utilizan a la gente para obtener siempre lo que desean, se enojan ante cualquier comentario o actitud que interpretan como crítica o rechazo, critican constantemente a los demás, ante cualquier error y las consecuencias del mismo, culpan a las personas que los rodean,
Son muy competitivos y son envidiosos.

La gente que tiene autoestima inflada no lo reconoce, ni acepta que puede tener un problema.


Lenguaje corporal.


Nuestros gestos nos delatan
En una conversación las personas nos comunicamos, unas con otras, mediante palabras. Compartimos nuestras ideas, puntos de vista; en definitiva todo lo que queremos transmitir. Pero ¿alguna vez habéis pensado que esos no son los únicos mensajes que enviamos a la persona que tenemos enfrente?
Nuestro cuerpo nos delata. Al mismo tiempo que por nuestra boca salen las palabras que queremos comunicar, por nuestro cuerpo, otro mensaje es enviado al mismo tiempo. Un mensaje que no siempre deseamos transmitir. Este no utiliza palabras, ni frases. Se construye mediante gestos, movimientos o posturas que adoptamos en cada momento. Enviamos información de forma inconsciente, y también, nuestro interlocutor nos la envía a nosotros.

Aprende que quiere decir cada mensaje.
Es sencillo conocer si la persona que tenemos delante está interesada en el tema que tratamos, si por ejemplo siente desconfianza hacia nosotros, si se encuentra cómoda o incómoda, etc.
Estos indicadores juegan un papel muy importante en los juegos de seducción, y también se deberían entrenar antes de afrontar una entrevista de trabajo, ya que, por ejemplo nadie querría transmitir inseguridad o abatimiento cuando se está jugando ser contratado.
Algunos gestos y sus significados:

Caminar erguido: Confianza y seguridad en uno mismo.
Caminar encorvado o con las manos en los bolsillos: Introvertido, abatimiento.
Tocarse el cabello: Falta de confianza, inseguridad. También puede entenderse como coqueteo, provocación discreta.
Inclinar la cabeza: Atención.
Frotarse las manos, mirar el reloj: Impaciencia.
Palma de la mano abierta: Sinceridad, inocencia.
Entrelazar las manos: Autoridad.
Rozarse la nariz: Dudar o mentir.
Cruzar los brazos: Actitud defensiva.
Al sentarse colocar ambos pies en el suelo, con el cuerpo ligeramente inclinado hacia delante: Tranquilidad, control.
Cruzar la pierna en un ángulo de 90º al nivel de la rodilla: Ambicioso, competitivo.
Mantener las manos visibles: Transmite que no ocultamos nada.
Mirar a una persona con frecuencia: Tiene implicaciones sexuales.
Tocar demasiado a una persona: Puede significar; un grado de alto egoísmo, nunca amor o deseo.
Tono de voz bajo: Inseguridad, poca capacidad de decisión.
El puño cerrado: Revela tensión.
Las parejas que se tocan constantemente en público expresando amor: Es una manera de comunicar precisamente la inseguridad que amenaza esa relación.
Hay muchos más gestos, posturas o tonos de voz que determinan nuestro estado de ánimo, nuestro sentimiento hacia la persona o situación que se nos presenta en ese momento.

¡Vigilar los mensajes que no salen de vuestra boca!


22 de agosto de 2014

Beneficios de consumir jengibre para la salud y la belleza


El jengibre es una raíz de origen oriental conocida a nivel mundial por todos los beneficios medicinales que tiene. Sus propiedades son increíbles, ya que actúa como un anti-inflamatorio natural, antiespasmódico, antiséptico, anti-viral, expectorante e incluso anti-coagulante de la sangre. Gracias a esto es utilizado para tratar enfermedades respiratorias, estimular el sistema circulatorio, tratar la artrosis, problemas digestivos, entre otros.
Por lo general se utiliza para tratamientos externos (tópicos), aunque también se puede consumir mediante infusión. En la gastronomía ha sido utilizada para condimentar alimentos, sobre todo por su toque picante y aroma fuerte. Sin embargo, el día de hoy te invitamos a conocer los mayores beneficios de esta poderosa raíz. ¡Te vas a sorprender!

Beneficios de consumir jengibre para la salud y la belleza

Es regulador del metabolismo
El jengibre aumenta la velocidad del metabolismo hasta en un 5%. Sus propiedades aumentan la sensación de saciedad y también facilita la absorción de los nutrientes que el cuerpo necesita.
Beneficios del jengibre para tu salud. Reduce el dolor en las articulaciones
Por su poder anti-inflamatorio y analgésico, el jengibre es un buen aliado para combatir las dolencias de las articulaciones. Es recomendado ponerse compresas de infusión de jengibre sobre la zona afectada; también es bueno beber la infusión.

Combate los síntomas de la gripe
Un té de jengibre es ideal para combatir la congestión, dolor de cabeza, dolor de garganta y síntomas generales de la gripe. Por sus propiedades anti-virales, expectorantes y anti-inflamatorias, esta raíz es una buena aliada para tratar este problema de forma natural y, sobre todo, efectiva.

Combate el mareo y el vértigo
Entre las propiedades medicinales del jengibre, está su efecto anti-emético, el cual ayuda a reducir las náuseas, el mareo y el vértigo.
Mejora el funcionamiento digestivo
Las propiedades del jengibre estimulan la producción de jugos gástricos, combaten las afecciones intestinales y evita los dolores estomacales ante la ingesta de alimentos pesados.
Favorece el sistema respiratorio
El poder expectorante del jengibre es ideal para eliminar las flemas y ayudar a que el aire circule mejor por el sistema respiratorio. Esta poderosa raíz es muy recomendada para tratar problemas como el catarro, el asma, los estornudos y cualquier alergia respiratoria.
Reduce la inflamación
Por su poder anti-inflamatorio, el té de jengibre es ideal para reducir inflamaciones relacionadas con el aparato óseo-muscular, las cuales suelen producir mucho dolor en las articulaciones. 

También es perfecta para reducir la hinchazón tras haber sufrido un golpe o un accidente.
Previene el cáncer
Además de ser un poderoso anti-inflamatorio, el jengibre también posee propiedades anti-cancerígenas y antioxidantes, que ayudan a detener algunos procesos celulares encargados de desarrollar tumores en partes del cuerpo como el colón y los ovarios.
¿Cómo se pueden aprovechar los beneficios del jengibre?
Para aprovechar todos los beneficios que esta raíz tiene para la salud, es recomendado incluirlo en la dieta a través de infusiones, mezclado con jugos, como condimento, en compresas para tratar inflamaciones, mascar pequeños trozos. 
A continuación te enseñamos a preparar un delicioso té de jengibre.
La forma más común de aprovechar los beneficios del jengibre es a través del consumo de esta infusión.
Ingredientes
  • ½ litro de agua
  • 1 raíz mediada de jengibre
  • 1 cucharada de miel
  • 5 gotas de limón

Preparación
Para empezar debes poner a hervir el medio litro de agua.
Mientras el agua se calienta, corta la raíz de jengibre en rodajas o pequeños trozos.
Cuando el agua haya hervido debes añadirle el jengibre, cubrir el recipiente y dejar hervir por otros 10 minutos.
Para terminar se cuela el líquido y se añade la miel y el limón.
Disfrútalo.
  • Para preparar este té para quemar grasa abdominal en dos semanas, necesitarás los siguientes ingredientes:
  • Una cucharadita de canela en polvo
  • El jugo de medio limón
  • Una cucharadita de miel orgánica
  • Un trozo pequeño de jengibre

Preparación y consumo del té para quemar grasas del abdomen y cintura
En una taza de agua súper caliente agrega todos los ingredientes y déjalos reposar durante 5 minutos. Debes tomar dos tazas de té al día, una en la mañana en ayunas y esperar mínimo media hora para desayunar, y la última en la noche antes de irte a la cama.

Si deseas puedes sustituir el jengibre con una cucharada de vinagre de manzana o agregar una cucharada de vinagre a la preparación anterior (opcional).

¡Recuerda!
Como siempre lo menciono nada es milagroso a la hora de perder peso y medidas, es muy importante que acompañes todos los consejos con una alimentación saludable, consumo de agua constante y con ejercicios por lo menos tres veces por semana

21 de agosto de 2014

El laurel, árbol significativo

El laurel, árbol significativo. Simbolismo y tradiciones

El laurel es un árbol muy conocido gracias a su utilización culinaria, sobre todo en la cocina mediterránea y es el árbol-símbolo nacional de Italia desde los tiempos de la antigua Roma. En la Grecia clásica es un árbol consagrado a Apolo, ya que la palabra laurel en griego significa dafne nombre de una de las ninfas de las que se enamoró este dios. Cuenta el mito que Dafne era hija del dios-río Peneo y que había decidido no casarse nunca.

En este sentido, enamorado de ella el dios Apolo, no quiso corresponder a su amor y huyó a las montañas. Apolo la persiguió y cuando ya estaba a punto de alcanzarla, la ninfa suplicó a su padre que la transformara para escapar de las caricias del dios. Su padre preocupado por su niña, transformó en un laurel. Apolo, desconsolado por la pérdida, hizo del laurel su árbol sagrado, lo adoptó como símbolo suyo y con sus ramas se hizo una corona.
 
Corona de Laurel
Leyendas del laurel
Otro mito narra cómo Zeus mató de un rayo al hijo de Apolo, Asclepios, dios griego de la medicina, por resucitar a los muertos. Apolo, herido por el fallecimiento de su hijo, da muerte a los Cíclopes, forjadores de los rayos. Esto originó la leyenda de que el laurel no podía ser alcanzado por el rayo y se empezó a utilizar como protector contra las tormentas. Por esta razón se colocaban laureles en las puertas de las casas y funcionaban como pararrayos.
Esta plantas también símbolo de victoria y honor, y se entregaba como galardón en forma de coronas en competiciones deportivas, también a poetas, guerreros. Como símbolo de victoria y guerra estaba consagrado al dios Ares o Marte. También se utilizaba como defensa contra la brujería: se colocaban dos pequeños laureles a los dos lados de la puerta de entrada de la casa y se protegía el hogar contra todo tipo de daños, así como de malas influencias y maleficios.



Además, se puede marchitar si están expuestas a grandes heladas, por lo que en temporales fríos debemos protegerlas con plásticos o introducirlas en nuestros hogares si están en una maceta. Pero a pesar de ser poco resistente al invierno, es una planta que aguanta mucho, ya que si se hace un corte en sus ramas, y se protegen de posibles plagas, en poco tiempo harán su aparición nuevos brotes sanos, fuertes y robustos.
Por otra parte, este árbol por su tolerancia a la poda, puede decorar nuestros jardines a modo de seto. No sólo dará una imagen diferente a tu hogar, sino que con sus pequeñas flores amarillas muestra otra perspectiva del laurel. Normalmente asociamos esta planta como elemento culinario y curativo, pero también es una preciosa especie.
 
laurel seco
Propiedades terapéuticas
Del laurel se utilizan tanto las hojas como los frutos para fabricar remedios medicinales: sus hojas son ricas en aceites esenciales y sus frutos contienen grasas en un pequeño porcentaje. Algunas de sus propiedades facilitan la digestión, es diurético y ayuda a regular el ciclo menstrual. En bálsamo alivia la tortícolis, la ciática, lumbalgias y otras dolencias musculares. En aceite y aplicado mediante friegas, tiene propiedades antirreumáticas y antiinflamatorias.
Además, es posible realizar una especie de pomada tras machacar y hervir las hojas de laurel hasta consumir el agua. Esta crema se puede aplicar sobre una zona dolorida, como pueden ser molestias musculares, provocando un bienestar y alivio considerables. Es importante recalcar que su aceite esencial es también muy eficaz para enfermedades y problemas de la piel.
 
Propiedades del Laurel
aceite esencial Laurel

20 de agosto de 2014

actitud positiva

                              
Una actitud positiva
Aumentar la confianza en ti mismo es indispensable para construir la autoestima que te mereces. La confianza te ayuda a tener seguridad, lo que te hará lograr aquello que te propongas. La falta de ella en ti mismo, en cambio, hará que te sientas molesto y bloqueado en la vida. No bloquees tu capacidad de hacer bien las cosas y confía en ti mismo y en tus posibilidades. Estos consejos orientarte con para que sepas cómo aumentar tu confianza
  • §  Olvídate de los pensamientos negativos y concéntrate en aquello que quieres lograr y en lo que necesitas para lograrlo. Piensa en lo mejor de ti, que seguro que es mucho. Si tienes dudas, pregunta a personas cercanas a ti, te sorprenderás.
  • §  Cree en ti mismo. Tú eres tus pensamientos. Por tanto, cree en ti mismo y en tus posibilidades. Si tú lo haces, también lo harán los demás. Para que te respeten, primero respétate.
  • §  Fuera las comparaciones. Compararse con los demás es un gran error. Cada uno es como es y tiene lo que tiene. El secreto está en disfrutar lo que se tiene sea lo que sea. Alguien que tenga grandes fortunas pero no sepa disfrutar de ello, no le servirá de nada y, en cambio, una persona que no tenga mucho pero sea feliz con lo que tiene, será mucho más rica que aquel que tiene grandes fortunas. Además, debes pensar que la vida es como una escalera en la que tú estás en un escalón y sigues subiendo. En esa escalera siempre habrá personas por delante de ti, pero piensa en todas aquellas personas que andan detrás intentando subir día a día sus peldaños.
  • §  Para confiar en ti mismo debes aprender a decir no. Decir sí cuando realmente se quiere decir no es un atentado contra la confianza en uno mismo porque luego llegan sentimientos de culpabilidad y falta de seguridad. Aprende a decir no de forma asertiva, verás como no será tan malo. Recuerda que decir no, no es ser egoísta.
  • §  Sé agradecido con aquellas personas que se merecen un gracias cada día. ¿Te gusta que te agradezcan las cosas cuando haces algo por los demás? Imagino que sí, pues a los demás también. Verás que esa gratitud se volverá hacia ti casi sin que te des cuenta.
  • §§  Piensa en todo lo bueno que te podría ocurrir y olvídate de los: ¿Y si...no me sale bien? Porque la pregunta y respuesta adecuada es: ¿Y si me sale bien? ¡Merezco intentarlo!
  • §§  Proponte un día a actuar como si tuvieras confianza absoluta en ti mismo. ¿Cómo actuarías? ¿Qué intentarías conseguir? ¿Cómo vestirías? ¿Cómo hablarías? ¿Cuáles serían tus pensamientos? Actúa acorde a esto durante un día y si te gusta, ¿por qué cambiarlo? ¡Sigue así! Y verás cómo poco a poco dejarás de actuar y la confianza será una parte de ti.
  • §  Aprovecha las oportunidades. Las oportunidades no debes dejarlas escapar nunca porque las pierdes. Es como viajar en tren, si no lo coges, lo pierdes y ese tren nunca volverá. Para conseguir aquello que quieres y deseas, debes actuar, sentado no se consigue nada y las oportunidades no llaman a la puerta.
  • §  No te preocupes si te equivocas, porque de los errores se aprende. Es más, los errores son la gran fuente de aprendizaje de esta vida. Jamás te frustres por haberte equivocado, da las gracias por haberlo hecho y de aprender por ti mismo sobre cómo manejar las cosas para hacerlo mejor la siguiente vez.
  • §  Sonríe a la vida. La sonrisa es la mejor arma para tener confianza en ti mismo. ¿Por qué? Porque la sonrisa verdadera te dará fuerzas para luchar contra lo que venga y, lo que es mejor, para conseguir aquello que te propongas. Tu sonrisa a la vida es tu energía.

19 de agosto de 2014

Varices, Una enfermedad del sistema circulatorio


Varices, Una enfermedad del sistema circulatorio
Esta patología que se caracteriza por la aparición de unas antiestéticas venas que se hacen visibles bajo la piel de piernas y muslos afecta a un gran segmento de la población femenina. Afortunadamente, últimamente la medicina estética ha avanzado mucho en este campo y ahora es posible volver a lucir unas bonitas piernas sin complejos.

Aunque se trata de una dolencia que muchas veces se manifiesta sin poder hacer nada para evitarlo y que es difícil de prevenir, sí que se pueden tomar medidas para retrasar el momento de aparición y reducir las señales. Si evitamos el sedentarismo y hacemos ejercicio constante, llevamos una alimentación equilibrada y regulamos nuestro peso, y borramos el tabaco de nuestras vidas, tendremos menos posibilidades de padecer varices, ya que mejoraremos nuestra circulación sanguínea.

Una enfermedad del sistema circulatorio
La sangre hace su recorrido ascendiendo desde los pies hasta el corazón valiéndose de las venas. Cuando las válvulas no funcionan correctamente la sangre retrocede produciendo un reflujo, lo que origina un golpe de presión sanguínea que dilata la vena. Esto hace que las válvulas se ensanchen y se debiliten, por eso, la sangre se estanca en las venas de las piernas y se vuelven visibles y gruesas. Además, ciertas circunstancias como el embarazo, la obesidad o alguna predisposición genética como la diabetes, la arteriopatía y enfermedades sistémicas como el hipotiroidismo, pueden contribuir a su aparición.

Las varices tienen más incidencia en las mujeres que entre los hombres y esto se debe a factores fisiológicos de base hormonal. Se calcula que una de cada diez personas sufre o ha sufrido esta patología, porcentaje al que pertenecen sobre todo mujeres mayores de 30 años. Especial cuidado hay que tener a partir de los 50 años si notamos que las varices se agrandan y las marcas empeoran. Si esto ocurre que es importante llevar un seguimiento médico, al constituir un gran problema de salud.


Las varices de pequeño tamaño no pasan de ser un problema estético, sin embargo, pueden provocar una sensación molesta de cansancio en las piernas. Las medianas producen flebitis, es decir inflamación que afecta a las venas y que puede ser muy dolorosa, por lo que son necesarios ciertos tratamientos. Los casos más graves son los que se derivan de grandes varicosidades. En estas situaciones es prioritaria una solución médica contundente, ya que las varices grandes pueden ser causantes de oclusiones venosas.
¿ Cómo notaremos que tenemos varices?
Desafortunadamente, el padecer esta dolencia se hace muy evidente desde el momento de su aparición. Lo primero que notaremos serán pequeños capilares de color granate o morado, que se transparentarán haciéndose visibles por debajo de nuestra piel. Además de lo físicamente perceptible, los primeros síntomas suelen aparecer en forma de pesadez en las piernas, calambres nocturnos, hinchazón, ardor, picazón, hormigueo o que sintamos esas extremidades especialmente acaloradas. A medida que estos capilares se vayan agrandando formando las varices, puede que notemos también una coloración parda o grisácea de los tobillos y de las pantorrillas, así como úlceras en la piel de los tobillos.

Aunque tiene que ver con el sistema circulatorio de cada persona, las varices son más comunes en personas con sobrepeso, por lo que regular el peso siempre ayudará a que su aparición sea menos probable. También hay periodos críticos como el embarazo en los que hay que tener especial cuidado. No obstante, el estilo de vida y el trabajo suelen ser el mayor condicionante para que se manifieste esta dolencia. El estar mucho tiempo sentado o de pie en la misma postura y sin moverse hace que la presión en las venas aumente. Si hacemos un poco de ejercicio estimularemos la circulación sanguínea evitando que se estanque y nuestras venas se inflamen.
  
Asimismo, hay sustancias que conviene evitar como la sal, puesto que puede producir hinchazón en las piernas. El consumo de agua, indicado para casi cualquier problema orgánico, no podría dejar de tener su importancia en el caso de las varices, así como la ingesta de fruta, especialmente cítricos, ya que la vitamina C favorece la circulación.
El mercado ofrece muchas soluciones válidas para frenar la aparición de venas varicosas, como son las medias compresivas, que además de proporcionar un alivio eficaz al comprimir la zona afectada, ayudan a estimular el retorno sanguíneo. Otros productos son cremas o pomadas que, aplicadas al final del día, relajan las piernas y reducen la intensidad del dolor.


Tratamientos médicos y estéticos
Si las varices se dilatan demasiado y el dolor se torna muy intenso, hay que acudir a un especialista, pues puede que requieran un tratamiento. Entre las posibilidades médicas para erradicar las varices, la escleroterapia es una técnica muy efectiva mediante inyecciones en las venas, que no requiere reposo y que acaba con el reflujo y las varices por completo, con escaso riesgo y que no deja cicatrices.

Para el tratamiento de las varices grandes se recurre a la escleroterapia compresiva secuencial, también usando inyecciones, pero con una sustancia farmacológica más potente. La micro-escleroterapia es otra variedad de este tratamiento que utiliza agujas pequeñas con un medicamento menos fuerte que es el perfecto para acabar con las varices pequeñas y capilares.


Se recurre a la cirugía en los casos más graves y, aunque es un procedimiento más arriesgado y que conlleva un postoperatorio, los altos índices de éxito y el ser casi definitiva, hacen de este método uno de los más utilizados. Consiste en la extirpación de las venas problemáticas, por lo que no volverán a inflamarse. Otro tipo de cirugía menos complicada se lleva a cabo con el láser vascular, que permite unos mejores resultados estéticos, al realizarse a través de micro incisiones que no dejan marcas, y asegura una rápida recuperación



16 de agosto de 2014

Dolor físico Por: Ángel Gabilondo


Hacer frases sobre el dolor es una muestra inequívoca de que no lo padecemos intensamente. Al menos en ese momento. Hay quienes se sienten paralizados por una afección que les desborda. Y antes de cualquier consideración, hemos de expresar nuestra profunda solidaridad, y no pocas veces impotencia, ante su situación. Padecerlo impide detenerse en sus modos de decir, y no sentirlo incapacita para hacerlo de verdad. Así que más bien nos expresamos sobre el recuerdo, sobre la memoria, sobre la huella de lo que es, o sobre el efecto compungido de la cordialidad que sentimos. También por nosotros mismos. Y por otros.
El dolor trastorna el decir. Y no solo. Pero hemos de empezar por no reclamar que de modo inexorable se exprese verbalmente, que se defina con precisión, que se caracterice.  El dolor localizado es aún nuestro. Cuando ya ni siquiera hay modo de localizarlo con una mínima precisión somos suyos. El dolor también es errático, incluso fantasma, no solo fulgurante. ¿Dónde nos duele el dolor?, ¿de dónde nos proviene? Puede llegar a dolernos el dolor supuestamente ajeno. Y no es sólo un dolor empático, es un dolor físico que también anula, que también deteriora personalmente, que también trastorna los entornos. Incluso en tal caso, podríamos ser capaces de otro modo de decir, menos convencional, pero no menos verdadero.
No queda claro hasta qué punto podemos sentir el dolor del otro, pero es evidente que es imprescindible padecerlo de algún modo para siquiera ser capaces de tratar de pensarlo y de acompañarlo. Al menos lo suficiente para no hacer discursos épicos sobre sus ventajas y menos aún sobre lo fructífero que puede llegar a ser para nuestra paciencia, nuestra plenitud y nuestra liberación personal. El dolor lesiona, no sólo es una consecuencia, también trabaja como causa. Perjudica la salud. No es sólo un indicio. Y debemos combatirlo. Genera un abismo que dificulta la comunicación y nos aísla en una soledad sin sustituto, irremplazable, que viene a ser la constatación de un mal difícilmente remediable. Pero que hemos de afrontar.

Hay dolor. Intenso, extenso, profundo. Y con todo su alcance y con todas sus consecuencias, en ocasiones puede decirse que es un dolor físico. Nos duele el cuerpo, nos duele en el cuerpo y de tal modo que nos afecta tan radicalmente que lo desborda, como si él mismo se viera trastornado en lo que es, rebasado, como si no se redujera a sus propios límites. Si suponemos que es un dolor localizado, desde luego no lo es simplemente en un lugar. Y no siempre estamos en condiciones de afrontarlo. Nos supera. Nos disloca. Incluso hasta llegar a podernos. Y a desesperarnos. Nada por tanto de simples llamadas a la resignación ajena. Otra cosa es la impotencia ante la contundencia de su embestida, la constatación de los límites de nuestra 
capacidad. Pero el dolor ha de afrontarse, ha de expulsarse. Por dignidad.
Quienes viven constantemente conminados por el desafío del dolor son una referencia para nuestros lamentos y debilidades, y ponen en evidencia lo que en nosotros no pasa de ser una molestia o una incomodidad, por muy radical que la sintamos. Hacemos bien en no limitarnos a asumirlas y, más aún, en adoptar todas las medidas para aliviarlas y para evitarlas. No hemos de confundir la terapia por la palabra, o la cordial compañía del sencillo decir próximo, con la reducción del dolor a su expresión o de la curación a la proliferación indiscriminada de palabras. Manifestar dolor puede resultar liberador. Una vez más hemos de respetar los diversos caminos que cada quién ha de recorrer en su singular peripecia personal. Que el dolor pueda llegar a ser fecundo o creativo, no evita que quepa no ser deseado en absoluto. Que haya quien lo busque no contraviene la posición de que hemos de erradicarlo cuando nos sobreviene. No hablamos ahora de una elección, sino de un padecimiento,
El dolor físico radical, ese que alcanza a todo cuanto somos, sin que ninguna caracterización más o menos teórica lo alivie, ha de ser constante y directamente erradicado. El deterioro personal que produce, la destrucción de los entornos que provoca y, sobre todo, la herida intensa que infringe hace que no hayamos de contemporizar con discursos que pretendan encontrar supuestas ventajas en este mal que no es sólo un malestar. Y aquí no se trata de refugiarse en la peculiaridad de nuestro personal dolor. Como nadie vive nuestra vida, la solidaria compañía y comprensión, incluso el sentir ajeno no evita el dolor físico propio. Pero sí nos vincula a una peculiar comunidad. Muchos sufren. Y su dolor también es una llamada.
Como la de Frida Kahlo: “Yo solía pensar que era la persona más extraña del mundo, pero luego pensé, hay mucha gente así en el mundo, tiene que haber alguien como yo, que se sienta bizarra y dañada de la misma forma en que yo me siento. Me la imagino, e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mí. Bueno, yo espero que si tú estás por ahí y lees esto sepas que, si, es verdad, yo estoy aquí, soy tan extraña como tú”. El dolor físico rebosa lo corporal. Y su grito a veces silencioso nos reclama.
Dolor físico Por: Ángel Gabilondo 

4 de agosto de 2014

La maderoterapia


Cuál es la función de la maderoterapia


La maderoterapia equilibra y estimula la energía del organismo, ayuda a eliminar el estrés y también alivia dolores articulares y musculares. 
En cada sesión de 20 minutos, el terapista te realizará diferentes masajes con los cuales enseguida notarás mejoría.
La maderoterapia es una terapia alternativa que se aplica al rostro y al cuerpo que consiste fundamentalmente en dar masajes utilizando algún tipo de elemento de madera. 
Estos elementos tienen diferentes tamaños y formas en función de las necesidades del paciente, pues deben adaptarse a las diferentes partes del cuerpo. 
Activan el sistema linfático y promueven una mejor circulación.
El terapeuta también empleará la tabla modeladora la cual es excelente para limpiar de toxinas la piel y eliminar todo tipo de adiposidades, y otro elemento de madera que se emplea en estos masajes es la copa sueca cuya función es modelar y eliminar las adiposidades localizadas.
copa sueca

copas sueca












¿Para quiénes se recomienda?
EL madero masaje es tanto para mujeres y hombres de cualquier edad. Ya sea para adelgazar, modelar tu figura y combatir la flacidez.
Sí nunca luchaste contra la celulitis o te cansaste de usar cremas o de tratamientos dolorosos sin resultado alguno, no te desamines.  
Usando una combinación con los masajeadores de madera y el masaje manual logramos disminuir hasta eliminar la celulitis.
El madero masaje-maderoterapia también es un tratamiento preventivo para evitar enfermedades asociadas a la obesidad.


Beneficios de la maderoterapia


  • ·        Activa el sistema linfático para generar la reducción de medidas.
  • ·        Modela y esculpe estéticamente la figura.
  • ·        Estimula la circulación.
  • ·        Mejora la calidad de la piel.
  • ·        Armoniza los centros de energía, chakras.
  • ·        Relaja y alivia las tensiones.
  • ·        Tonifica y reduce grasas localizadas.
  • ·        Elimina el insomnio porque equilibra el centro emocional.
Con la maderoterapia logramos resultados magníficos como:
•  Abdomen liso
•  Brazos firmes
•  Cintura esbelta
•  Espalda más estilizada
•  Muslos torneados
•  Caderas contorneadas y glúteos levantados sin aparición de morados ni hematomas.
·        Tonifica la piel y evita estrías. 

La colaboración y constancia del paciente es básica para obtener un resultado duradero que no se consigue con una simple sesión.
Contraindicaciones
No está contraindicado para personas que padezcan alguna enfermedad orgánica, salvo que sea de piel.